“Sinceridad” y “honestidad”

“Sinceridad” y “honestidad”

Escrito por Javier Álvarez el 7/7/2011

Compartir es bonito :-) Facebook Twitter Google Plus del.icio.us Envía esta entrada a un amigo por e-mail Comenta la entrada

Últimamente veo a mucha gente emplear la palabra “honestidad“, una palabra que, como digo, hasta hace poco no había escuchado salvo en contadísimas ocasiones. Por ejemplo, en las recientes elecciones, vi en mi ciudad que uno de los eslóganes de los candidatos, en su propaganda electoral, era el de “HONESTIDAD”. Y, así, últimamente este palabro (que, ojo, existe), se ha ido extendiendo. El problema es que, hasta donde me he podido fijar, el empleo de “honestidad” suele ser incorrecto, en lugar de “sinceridad.

Es fácil ver que el sustantivo “honestidad” deriva del adjetivo “honesto”, y que ambos tienen la misma raíz que el sustantivo “honor”. El formante “-to” que se añade a la raíz de “honor” no significa, en este caso, otra cosa que “el que tiene/practica…”; por tanto, “honesto” es “el que tiene/practica el honor”. Otro ejemplo de esta formación lo tenemos en “justo”: “el que tiene/practica la justicia”. Por tanto, la honestidad no es más que la cualidad de los que tienen/practican el honor.

Sabiendo esto, es obvio que el que tiene honor ha de actuar con sinceridad, pero eso no significa que ambas cosas sean equivalentes, sino que una es fruto de la otra: la honestidad englobaría, por así decirlo, a la sinceridad, por lo que no deben usarse como sinónimos. Podríamos decir que hay una especie de relación de hiperonimia-hiponimia.

Por poner un ejemplo algo extremo pero muy claro, imaginemos lo siguiente: un asesino le dice a su víctima que la va a matar y, efectivamente, la mata. El asesino ha actuado con total sinceridad, ya que ha cumplido su palabra; pero, desde luego, su acto no es nada honesto.

Achaco, en fin, este nuevo vicio al influjo del falso amigo inglés honesty, que en inglés pasó a adquirir también el significado de sincerity, al considerarse esta última palabra más bien literaria (como por ejemplo en español decir “me plugo” en lugar de “me plació” o simplemente “me gustó”).

Prueba de todo lo que se ha dicho es, por ejemplo, aquel ingenioso monólogo de Jack Sparrow en Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra:

I’m dishonest. And a dishonest man you can always trust to be dishonest. Honestly, it’s the honest ones you want to watch out for, because you can never predict when they’re going to do something incredibly… stupid.

… el cual dejo a discreción de los lectores adivinar cómo se tradujo en el doblaje español…

En cualquier caso, deseo aclarar mi calificación de “honestidad” como palabro: es una palabra que nunca se empleó en latín (hasta donde he podido investigar), y que no es más que un calco del inglés honesty (formado, eso sí, de forma regular sobre el adjetivo “honesto”). Si “honesto” era el adjetivo formado sobre el sustantivo “honor”, ¿por qué hace falta crear un nuevo sustantivo sobre el adjetivo que proviene de un sustantivo que expresa lo mismo? ¿No debería bastar el sustantivo “honor” para ahorrarnos horribles palabros como “honestidad”? O, en cualquier caso, si lo de “honor” suena muy gentilhombre, también tenemos el sustantivo “honradez”, mucho menos artificioso, a mi parecer.

«“Sinceridad” y “honestidad”», de delcastellano.com

Compartir es bonito :-) Facebook Twitter Google Plus del.icio.us Envía esta entrada a un amigo por e-mailComenta la entrada

13 comentarios para esta entrada ¡nos encantaría leer el tuyo!

  1. Alfonso dice:

    Y en que pelicula dice eso Jack Sparrow ?

  2. Antonio dice:

    Totalmente de acuerdo. Y donde queda ‘la honorabilidad’? Palabra tan utilizada.

  3. Víctor Hurtado Oviedo dice:

    Todo está bien menos este horroroso comienzo de párrafo: “El cual dejo [...]“.

    El autor parece discípulo directo del Lázaro Carreter autor de “El dardo en la palabra”, libro que está plagado de absurdos asintácticos.

    Lázaro comienza párrafos así: “Lo cual [...]“.

    También empieza párrafos con la conjunción “y”.

    Ja, ja, ja.

    • Javier dice:

      Muchas gracias por tu comentario, Víctor, y bienvenido.

      Es cierto que un pronombre relativo tras puntuación fuerte es una construcción algo brusca (ya me lo pareció en el mismo momento de escribirlo), pero no creo que haya que censurar su uso, siempre que se use con discreción, ya que es una construcción que se ha empleado de siempre en la literatura castellana e incluso en el latín más clásico, aunque es innegable su carácter algo brusco o más bien arcaizante.

      Respecto a lo de comenzar párrafos con “Y”… es bastante ilógico, salvo que sea en una locución del tipo “Y es que”.

      • Víctor Hurtado Oviedo dice:

        Javier:

        Es pésimo y absurdo comenzar párrafos con “El cual…” y con “Y”, y es peor (“más pésimo”) aquí porque tus escritos procuran orientar al lector en los mejores usos del idioma. No creo que esos vicios de redacción sean perdonables en un libro de física, pero son recontraimperdonables en un escrito de consejos gramaticales pues se aumenta así la confusión de la gente. Insisto: “El dardo en la palabra”, de Lázaro Carreter, es sintácticamente abominable; y lo es también un engendro parecido: “Defensa apasionada del idioma español”, de Álex Grijelmo, que tiene una sola página exenta de errores (caprichos) de puntuación. Son caprichitos convertidos en errores detestables, incluidos en libros que critican la mala escritura de los otros…

        Gracias.

  4. Roberto dice:

    Hola. Estoy muy sorprendido. Tengo 28 años y durante toda mi vida he oído hablar acerca de la “honestidad” (más o menos igual a “rectitud” o a “honradez”) y de lo “deshonesto” (por un lado, “improbo”, y por el otro, “indecoroso”). Saludos.

  5. jaramos dice:

    Estoy bastante próximo a lo expresado por Roberto, aunque podría ser su padre (por la edad, claro), jeje. Desde pequeño he entendido las palabras “honestidad”, “honesto”, “deshonesto” como términos alusivos al decoro, el recato, el pudor, etc. En cambio, “honrado”, “honradez” las he relacionado siempre con rectitud, incorruptibilidad, integridad, etc. Por eso, me descoloco cuando oigo o leo que se confunden. Así, hoy suele decirse “X es un alcalde honesto” queriendo alabar su honradez.
    Nunca hasta hoy había conectado “honestidad” y “sinceridad”, por lo que doy las gracias al autor del blog y del artículo, en esta mi primera visita, que por supuesto no será la última. Salud(os)

  6. americo mezarina dice:

    Y que opinaríamos del sentir de muchos peruanos que utilizan la frase “No importa que roben con tal que trabajen para el pueblo”, refiriéndose a los políticos que acceden al poder; calificaríamos esta expresión de honesta o deshonesta, tomando en cuenta que la expresión en si misma promueva la corruptibilidad de sus políticos y gobernantes. Tal vez quienes opinan así han corrompido su forma de ver los asuntos, aunque al decir esa expresión demuestren honestidad. Paradójica realidad nos hace distinguir el sentir de ambas palabras verdad?. Creo además que convendría seguir los consejos de Guarderia oviedo.

  7. Alejandra dice:

    Muchas gracias por el artículo, y felicitaciones por el blog. Tiene cosas muy interesantes, y no causa fatiga leerlo.

  8. Recuerdo que Álex Grijelmo hacia una diferenciación muy clara: de cintura para arriba se usa honradez, de cintura para abajo se usa honestidad.

  9. Fernando dice:

    Hola Javier, me gustaría que me aclares una duda que me surgió al leer tu artículo. Busqué la palabra honestidad en la web de la Real Academia Española y obtuve el siguiente resultado:

    honestidad.
    (Del lat. honestĭtas, -ātis).
    1. f. Cualidad de honesto.

    aparentemente tiene un derivado del latín la palabra; al menos eso es lo que da a entender la descripción. ¿Por qué no la consideras válida? (asumo que en tu extensa búsqueda has visitado la web de la RAE)

    ¡Saludos!

Escribe tu comentario

¡ATENCIÓN! Tenemos unas normas básicas de obligado cumplimiento; si tu comentario no las cumple, es probable que sea borrado.
Los comentarios han de escribirse en castellano, con buena ortografía; excepcionalmente se admite el inglés para quienes no dominen el español.
Debes poner tu nombre (o nick) real: nada de palabras clave; la dirección de tu web no puede ser claramente propagandística, ni, naturalmente, sobre sexo, casinos, etc. El incumplimiento de esta norma conlleva la eliminación inmediata del comentario, posiblemente con una notificación por spam.
Por favor, atente al tema de la entrada, y abstente de pedir que te hagamos los deberes o tarea de clase.

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Google PlusCheck Our Feed