academia-grande

Sobre la metafísica

Tranquilos, que no vamos a ponernos a filosofar… no al menos de forma profunda. En este caso, vamos a ver cuál es el origen de la palabra “metafísica”. Seguramente, a muchos de nosotros nos habrán dicho en las clases de Filosofía que el origen de esta palabra es el que explican, por ejemplo, en la Wikipedia española:

La Metafísica (lat. metaphysica, del gr. metá “tras, más allá” y phýsis “naturaleza”, es decir, “lo que viene después de la naturaleza”, “más allá de lo físico”) es la ciencia fundamental de la filosofía.

Realmente, la etimología de esta palabra es mucho más prosaica, así como más curiosa y anecdótica. En el DRAE encontramos una pequeña pista:

(Del gr. tardío μετὰ [τὰ] φυσικά, después de los [libros] físicos, designación que se aplicó en la ordenación de las obras de Aristóteles a los libros de la filosofía primera).

aristoteles.jpg

Efectivamente, “metafísica” pasó a significar lo que ya todos sabemos, pero la formación de la palabra fue mucho más anecdótica de lo que cabría esperar.

El responsable de esto, según la tradición, fue Andrónico de Rodas, que catalogó y ordenó toda la obra de Aristóteles. A la hora de situar sus obras en las estanterías, lo hizo ateniéndose al título y a la temática. Los libros que trataban sobre el alma y la personalidad no tenían título, así que los puso tras los ocho libros de física, de modo que cuando los estudiosos los querían pedir, por no tener estos libros un título, tenían que referirse a ellos como “los que están después de los libros de física”, que en griego (de forma muy sintética) vendría a ser μετὰ τὰ φυσικά /metá ta füsiká/.

«Sobre la metafísica», de delcastellano.com

3 comentarios sobre “Sobre la metafísica”

  1. Es curioso, y lo cierto es que muchos malos profesores, dándose de helenistas, confunden a sus alumnos por pretender reconstruir el objeto de esta disciplina a partir su significado etimológico. Y claro, cuando le hablas a alguien de “lo que está más allá de la fisis” (definición oscura por antonomasia) es difícil evitar que piense en un mundo fantasmagórico de ultratumba.
    Yo siempre tuve la impresión de que la metafísica debería haberse llamado algo así como “protofísica”, y esta breve pero interesante entrada me ha aclarado cuál es el problema. Muchas gracias por la aportación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *