La etimología de la palabra “hombre”

La etimología de la palabra “hombre”

Escrito por Javier Álvarez el 22/4/2008

Compartir es bonito :-) Facebook Twitter Google Plus del.icio.us Envía esta entrada a un amigo por e-mail Comenta la entrada

La etimología de la palabra “hombre” es realmente curiosa e incluso podría decirse que bastante profunda. Como bien dice el DRAE, “hombre” proviene del latín homo, hominis, exactamente del acusativo hominem. En latín venía a tener más o menos las mismas acepciones que tiene hoy en día en español. Nos quedaremos con unas cuantas líneas del DRAE:

hombre.
(Del lat. homo, -ĭnis).

1. m. Ser animado racional, varón o mujer.
2. m. varón (‖ ser humano del sexo masculino).
3. m. Varón que ha llegado a la edad adulta.

En cuanto a la evolución desde el acusativo latino hominem hasta nuestra actual palabra “hombre”, es sencillo: la final se pierde por casi no pronunciarse, la i intermedia, al ser breve, se pierde también. Nos queda entonces la palabra *homne, que fue ampliamente utilizada a lo largo de la Edad Media, normalmente sin la h inicial, quizá por la incultura que imperaba en aquellos siglos, quizá porque *omne se pronunciaba sin aspirar la h (recordemos que hasta hace escasos siglos, era costumbre aspirar la h como en las lenguas germánicas) y por tanto no había necesidad de escribirla. Así lo encontramos, por ejemplo, en El conde Lucanor del Infante don Juan Manuel (siglo XIV): “Patronio, un omne vino a mí et díxome muy grand fecho et dame a entender que sería muy grand mi pro”. Finalmente, por rotacismo, la n pasó a r y se añadió una b (epentética o eufónica) antes para facilitar su pronunciación.

hombre-vitruvio.jpg

Pero entremos en materia: ¿cuál es entonces el origen etimológico de la palabra hombre?

deucalion-pirra.jpgLos latinos tuvieron a bien pensar que el hombre como especie (el ser humano) era un animal que provenía del suelo (humus, humi en latín). El parecido entre homo y humus es obvio, pues proceden incluso de la misma raíz indoeuropea; así, un hombre (homo) es el que sale del suelo (humus). Esto podemos verlo reflejado en las mitologías: en la judeocristiana, citando el Génesis 2, 7: “Modeló Yavé al hombre de la arcilla y le inspiró en el rostro aliento de vida, y fue así el hombre ser animado”, mientras que en la griega podemos ver el paralelo en el mito de Deucalión y Pirra.

Esto no hay que tomárselo como si los romanos pensaran que los hombres brotaban del suelo como si fueran limoneros, sino que los hombres (homines) son simplemente “los de la tierra”, “los terrestres”, en clara contraposición a los dioses, que viven en los cielos. Como prueba de la contraposición necesaria que debía haber entre dioses y hombres, tenemos los mitos de la Torre de Babel en la tradición judeocristiana y el de Ícaro, que murió por querer volar hasta el cielo, en la griega.

antigona-polinices.jpgLa idea de que los hombres provenían de la tierra venía de muchos siglos antes, incluso del Paleolítico; prueba de ello es que los romanos enterraban a sus muertos, contrariamente a otras culturas en las que era normal quemarlos o devorarlos. De hecho, uno de los castigos más duros de la antigua Roma era no enterrar a un difunto, algo reservado para casos sumamente excepcionales. En relación a esto tenemos la trama de Antígona del trágico griego Sófocles.

Así, enterrando a los muertos, se cerraba el círculo, el “ciclo de la vida”: del suelo venimos y al suelo vamos para volver a nacer. Puede incluso ser interesante hablar del mito de Adonis, que nació del árbol de la mirra (en el que se había metamorfoseado Mirra) cuando un jabalí le hincó los colmillos y murió igualmente por el ataque de un jabalí. De la sangre del difunto Adonis yacente en el suelo nacieron un puñado de anémonas (o cualquier otro tipo de flores).

muerte-adonis.jpg

Asimismo, otra versión del mito narra que Venus le entrega a Perséfone (reina del inframundo) a Adonis para que lo cuide, y Zeus decreta que debe pasar la mitad del año con Perséfone (en el inframundo) y la otra mitad con Venus (en la Tierra), de lo que puede verse una interesante explicación de la transición vida-muerte-vida-muerte-etc. y del ciclo de las estaciones del año.

«La etimología de la palabra “hombre”», de delcastellano.com

Compartir es bonito :-) Facebook Twitter Google Plus del.icio.us Envía esta entrada a un amigo por e-mailComenta la entrada

10 comentarios para esta entrada ¡nos encantaría leer el tuyo!

  1. David dice:

    Solo un par de preguntas por si las quieres contestar:
    1. ¿Son 100% originales los contenidos de tu blog? Si es así enhorabuena por el magnifico trabajo. Me resultan muy interesantes y veo que estan muy bien documentados los artículios.
    2. ¿Alguien sabe como se llama esta ilustración de Leonardo DaVinci?

    Muchas gracias.

  2. Javier dice:

    Hola. Las entradas sí son 100 % originales, y de hecho hay algunas que me llevan bastante tiempo, así que me alegro de que te resulte interesante :)

    La ilustración se llama Hombre de Vitruvio.

  3. Jose Daniel Bautista Herrera dice:

    Estoy de acuerdo con todo, lo que no me suena bien es lo siguiente:El humus que el abono color marron, pero Adam que el primer personajes su significado es tierra roja, nada que ver con el humus, que es la parte organica de los desechos de los vegetales y mezcla de tierra.
    El otro aspecto, porque se compra al homus sapiens, con los monos y segun es el primero en la lista, como si en realidad vinieramos del mono, prodris explicar pero asi con origenes delas plabras etimologicas. Gracias

    • marlaw dice:

      Me parece que tu comentario encierra una confusión al mezclar un nombre que proviene de una narración de origen religioso Adán. Esta puede ser una fe religiosa o una creencia, pero desde las ciencias naturales no hay nada que atestigüe que el primer hombre fue Adán A contrario sensu desde la ciencia (Etología) no existe hoy en día ninguna duda sobre la Teoría de la Evolución del Charles Darwin. En cuanto al color de la tierra, atento que esta pese a su carácter religioso, no puede ser otra cosa que una narrativa de origen humano es muy probable que quienes crearon esa narración,(habitantes del desierto) tuvieran a la vista tierra de ese color rojo.

  4. Tadeo dice:

    Tu tema se desarrolla partiendo del latin, me gustaria saber cuales son sus raices anteriores.
    Gracias

  5. Tored dice:

    Muy interesante tu artículo espero leer más como este y que siga habiendo interacción con los comentaristas. Gracias

  6. Oscar dice:

    solamente puntualizar que lo de las estaciones en la mitología griega fue por el rapto de persefone: Hades, dios del inframundo secuestró a Perséfone, hija de la diosa de la naturaleza, Deméter. Cuando Deméter encontró a su hija en el inframundo, Hades le dijo que Persefone había probado los alimentos del inframundo y tendría que quedarse para siempre allí (concretamente fue media manzana). Démeter no aceptaría jamás esto. Así que bajó Zeus y dijo que como se había comido media manzana, se quedaría medio año con uno y medio año con otro. Puedes pensar que es lo mismo solo que cambia lo de Adonis y Venus, pero es que la gracia es que Deméter, al ser la diosa de la naturaleza, cuando no tiene a su hija está triste y solitaria (= otoño e invierno) y cuando sí la tiene está feliz y gozosa (=primavera y verano).
    No obstante, buen artículo ;)

    • Javier dice:

      Tienes razón. Como sabrás, la mitología griega siempre tiene distintas versiones, y es de suponer que ambas explicaciones son válidas.

      ¡Muchas gracias por comentar!

  7. Carlos dice:

    Hola. Una consulta: hay registro histórico de la forma intermedia homre?

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Google PlusCheck Our Feed